7.2 ¿Qué es, pues, la política científica?


Los científicos no trabajan en el vacío, ni en un laboratorio alejado del mundo real, aunque algunos desearían que así fuera. La gran búsqueda y acumulación de conocimiento, que llamamos ciencia, está inextricablemente ligada a la sociedad.

Para empezar, es necesario que haya un fondo que financie el trabajo de los científicos. Los contribuyentes pagan gran parte de la investigación en la mayoría de los países. Y si bien la curiosidad pudiera ser la inspiración para muchos proyectos, los hallazgos resultantes a menudo tienen consecuencias para la sociedad. La ciencia da forma a nuestro mundo, y también da forma a las (a veces aparentemente irracionales) decisiones de los políticos. Y los políticos (a veces aparentemente irracionales) tienen mucho que decir acerca de qué tipos de investigación se permiten y reciben fondos.

La importancia de la política científica, y las profundidades a las que necesitará sumergirse, depende de quiénes sean sus lectores. Si sus lectores son científicos, debe sondear las fuerzas sociales que influyen sobre su capacidad de realizar investigación. Si sus lectores son personas legas, debe sondear las motivaciones detrás de las decisiones políticas que afectan a la ciencia y cómo los hallazgos de investigación, a su vez, afectan a sus lectores.

Dicho de modo simple, la política científica es el nexo entre ciencia y sociedad. Comprende decisiones, grandes y pequeñas, acerca de la investigación, y cualquier plan de acción – sea sabio o incorrecto.

Como periodista científico, sí sólo se enfoca en los resultados de la investigación, es probable que se esté perdiendo el contexto general.

Es probable que algunos de ustedes estén pensando: “¿Política científica? ¡Qué aburrido!”. Esperen. Exploremos este tópico con un par de ejemplos de la vida real.


Anterior | Inicio | Siguiente